lunes, 21 de agosto de 2017

domingo, 20 de agosto de 2017

FE TOZUDA

El pasaje del Evangelio de hoy nos invita a agarrarnos a Jesús y lo hace con el ejemplo de una mujer tozuda que hace que Jesús la atienda.
Ella se agarra a Jesús como nos agarramos a un flotador los que no sabemos nadar, ni en el mar ni en la vida. Y lo hace para y por amor a otra persona.
Jesús es el salvavidas para todos, no para unos pocos. Y la mujer cananea, y cualquiera de nosotros, consiguen grandes dosis de ternura y de amor cuando nos agarramos a Él, y no migajas.
Sintámonos invitados a ser tozudos en cuestiones de rogar por los demás y de ir por el mundo repartiendo miguitas de ternura y de amor.




jueves, 17 de agosto de 2017

VACACIONES CON WIFI DE VIDA

Hola a todos después de este tiempo de tener abandonado este blog por circunstancias familiares. Intentaré retomarlo lo más pronto posible, pero sin prometer mucho.
Estamos, supuestamente, en un tiempo de descanso, de vacaciones, de reposo... Pero la vida es la vida y nos exige entregarnos a los demás porque nos necesitan de manera especial. Pues, eso.
Y eso, entiendo, que son unas vacaciones más al estilo de Dios que al mío, y, por tanto, más verdaderas.
A partir de ahora, parece que tengo un tiempecito para mí, pero para el blog tengo que estar a la caza y captura de lugares con Wifi y con disponibilidad para dejarme trabajar con el ordenador.




Menos mal que la Wifi con Dios, la del corazón, la del amor, está ahí, sin necesidad de pedirla, y eso nos tiene que ayudar a conectarnos con los demás, con el mundo y con nosotros mismos. Jesús es nuestra señal y nuestra conexión. A ver si lo creemos de verdad.








Y ojalá que también sepamos desconectar lo suficiente de lo que nos aleja de lo verdaderamente importante en cada momento.




Buen resto de vacaciones para todos.

domingo, 30 de julio de 2017

TRÍO DE PARÁBOLAS: DIOS Y SU AMOR, LO MÁS GUAY

El pasaje del Evangelio de hoy nos habla de que todo lo valioso de nuestra vida está en dejarnos amar por Dios. Su amor es el que da la verdadera felicidad, a nosotros y al mundo. Nada hay más guapo, nada hay más guay. Y ya está en nosotros. Hagamos lo posible para que el mundo lo note.




lunes, 24 de julio de 2017

TRÍO DE PARÁBOLAS: EL BIEN CRECE Y LE PUEDE AL MAL

El pasaje del Evangelio de ayer nos trae un trío de parábolas.
La del trigo y la cizaña nos dice que el trigo y la cizaña de los que habla Jesús no es para distinguir a un tipo de personas de otras, ni es para hablar de buenos y de malos.
Habla de que el trigo y la cizaña, lo bueno y lo malo, son posibilidades que están en nuestro corazón. Dios cree en nosotros más de lo que nosotros creemos y no se cansa de esperar a que nosotros vayamos creciendo como buena semilla, como buen trigo, y a que le podamos a la cizaña.
Tenemos la inmensa posibilidad de ser buen trigo para los demás, de no ir plantando cizaña a nuestro alrededor y de tratar de ver más lo bueno que hay en los demás y potenciarlo que de estar buscando lo malo y juzgándoles.



Muchas veces vemos más la cizaña y poco el trigo, cuando e realidad hay mucho bueno en el mundo y en nosotros. Y de eso nos hablan las otras dos parábolas.
Ahí están el grano de mostaza y la levadura para decirnos que poquito a poquito el Reino de Dios va creciendo en el mundo y en nuestro corazón. Despacito, pero con fuerza, el bien le puede al mal.




domingo, 16 de julio de 2017

DÍA DE MARÍA: NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

Y hoy celebramos otra fiesta de María bajo la advocación del Carmen, patrona de los marineros y de los pescadores. María es la estrella que nos guía hacia Jesús, el puerto seguro de nuestra vida.


JESÚS SIEMBRA SIN CONDICIONES

El pasaje del Evangelio de hoy nos habla de cómo podemos responder a Dios, pero también habla de cómo Jesús siembra su mensaje en nuestro corazón con alegría y esperanza sin estar pendiente de cómo le responderemos. Y lo hace a tope, con todas sus ganas y abundantemente. Y lo hace con una parábola que es una pasada, como todas las suyas.
Una pasada también es la imaginación con que muchas personas representan esta parábola.